amos a explicar que necesitamos para tener un cultivo hidropónico basado en el método de flujo y reflujo (ebb and flow). Es uno de los métodos más usados en el cultivo hidropónico de interior, debido a su simplicidad y su facilidad para poner en práctica.
¿Cómo funciona el método del flujo y reflujo?

Hay que poner un depósito, que es el que contiene la solución de nutrientes para nuestras plantas. Este depósito debe estar debajo de la bandeja de cultivo, que contiene las plantas en un medio de cultivo como puede ser la lana de roca (rockwool).

Mediante una pequeña bomba y un temporizador se llena la bandeja de cultivo con la solución nutriente. Cuando la bomba se apague por el temporizador, la gravedad hará que la solución nutritiva baje por medio de un tubo hasta el depósito inferior de donde salió.

Una de las ventajas de este método de cultivo es el intercambio entre aire y solución nutriente en el sustrato de cultivo. Cuando la solución sube, el sustrato y las raices se inundan, siendo el periodo en el que la planta se alimenta. Después, cuando el líquido es drenado hasta el depósito, aire nuevo ocupa el espacio dentro del sustrato de cultivo que ha dejado libre la solución, siendo un sistema de excelente aireación de las raíces, produciendo plantas grandes, fuertes y sanas.

¿Qué necesito en un cultivo hidropónico de flujo y reflujo?

Necesitamos los siguientes elementos:
* Un depósito para la solución nutriente.
* Recipiente de cultivo, como puede ser una bandeja de cultivo.
* Sustrato de cultivo, como la lana de roca de nuestro ejemplo.
* Bomba hidraúlica (una pequeñita cumple su objetivo perfectamente).
* Tubos por los que el líquido subirá y bajará (dos tubos, uno de bajada y otro de subida es lo recomendable).